martes, 21 de octubre de 2014

Otoño 2014 en Agnone



Las imágenes nos devuelven la sencillez de la gente, las sanas costumbres, la arquitectura clásica, la paz y la tranquilidad. La familia, la sangre y el suelo. La religiosidad de un pueblo y sus costumbres centenarias.





Podría uno imaginarse una suave brisa otoñal, sobre los campos que se tornan amarillentos y los árboles que pierden su follaje. A lo lejos, la modernidad se asoma de la mano de modernas autopistas y vehículos veloces.




El invierno se acerca y llegará la época de pasar largos momentos frente al fuego hogareño, con la "gamba cotta".

Pero con la llegada del invierno, el Sol Invicto nos anunciará que los días volverán a ser más largos, y festejaremos como nuestros ancestros, alrededor del fuego sagrado, que volvemos a acercarnos al Sol que nos da Vida.